Día del Documento Libre 2020

 

 

 

 

El documento libre se basa en formatos abiertos, como ODF (formato de documento abierto), el formato de archivo nativo del estándar ISO de LibreOffice y otras suites ofimáticas de FOSS.

¿Qué es un formato abierto?

Cuando guardas un documento en tu computadora, se almacena en un archivo digital. Ya sea de texto, una imagen, un vídeo o cualquier otro tipo de trabajo, se guarda con una estructura codificada específica, conocida como el formato de archivo.

Para poder compartir datos, los programas de software deben poder comunicarse entre sí. Esto implica que ninguna barrera de ningún tipo puede obstaculizar el intercambio de datos ni las operaciones de escritura o lectura relacionadas. Para que sea posible un intercambio tan fluido, se requiere que los programas informáticos sean “interoperables”.

La interoperabilidad se garantiza cuando se basa en estándares abiertos, es decir, especificaciones técnicas públicas, libremente utilizables por todos, sin restricciones ni compensaciones, y mantenidas por un proceso abierto de toma de decisiones. Los formatos de archivo basados en estos estándares abiertos son “formatos abiertos”.

Cuando se deja de lado la interoperabilidad de los programas informáticos, o si un editor de programa no da acceso a la información clave para la interoperabilidad, o si la receta de diseño del archivo se mantiene sin revelar, o si la receta de diseño del archivo está disponible pero no es seguida por el programa, los formatos de archivo se consideran “cerrados” y no permiten la interoperabilidad. Para el usuario de un programa informático, la elección entre un formato de archivo abierto o cerrado tiene un profundo impacto en la propiedad y el acceso a sus propios datos y su disponibilidad a lo largo del tiempo.

¿Cuáles son los beneficios de los formatos abiertos?

  • Los documentos son legibles y escribibles, por uno mismo o por terceros.
  • La legibilidad de los documentos está garantizada a lo largo del tiempo, ya que el formato evoluciona sin interrupciones.
  • Los Formatos Abiertos pueden ser usados libremente en cualquier programa de software y así hacer estos programas interoperables.
  • Los Formatos Abiertos apoyan la libertad de elección ya que no promueven el formato de ninguna empresa en particular. Ayudan a evitar la posición de monopolio de los editores de software que tienen como objetivo bloquear a los usuarios en el uso de los formatos que han desarrollado.

Software libre y formatos abiertos, el dúo perfecto

El Software Libre son programas que ofrecen cuatro libertades a los usuarios: la libertad de copiar y distribuir el software a otros, la libertad a usarlo para cualquier tipo de uso, la libertad a estudiarlo para conocer su funcionamiento, y la libertad de modificarlo para mejorarlo. Los diseñadores de software libre suelen favorecer los formatos abiertos existentes y contribuyen a su evolución.

Además, como los desarrolladores de Software Libre publican su código fuente (la receta de diseño del software), los métodos de grabación y las descripciones de los formatos utilizados se distribuyen de hecho con el software.

Los formatos abiertos y el software libre comparten los mismos objetivos: estar al servicio de todos y garantizar a los usuarios la plena propiedad y control de sus datos, así como la disponibilidad perenne de esos datos.

Celebremos el Día del Documento Libre 2020 compartiendo con otras personas la información sobre la importancia de los Formatos Abiertos. Crea tu propia Paloma DFD.

Este texto está casi enteramente basado en un documento desarrollado por Abril (https://www.april.org/en) para un Día del Documento Libre anterior, y publicado bajo la licencia Creative Commons Attribution Share Alike 2.0 License]

Document Freedom Day 2020

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *